EL PODER DE CREER

 

dsc_0185
Catedral de Santa Rosa de Osos, Antioquia, Colombia

Creer, es casi todo. Harás tantos deberes o como se dice de forma coloquial, cosas, en la vida como creas que puedes hacer. Creíste que serías un buen médico, una gran enfermera, un buen abogado, un próspero comerciante, un buen vendedor y hoy tal vez lo eres. Has pensado, ¿Cuánto pesaron tus creencias en tu transformación desde un adolescente a lo que eres o has dejado de ser hasta ahora?

¿Tal vez hubiéramos podido llegar más lejos? ¡Pero si les digo que en este proceso nuestras creencias han ocupado un lugar preponderante, facilitando unas veces o, retrasando o impidiendo otras veces, la realización de las metas soñadas ¿lo creerían? Parece obvio, pero puedo asegurar que algunos no lo creerán.

Sugar Ray Robinson, 1920-1989, boxeador estadounidense dijo: Para ser un campeón tienes que confiar en ti mismo, aunque nadie más confíe en ti.

Es decir, debes confiar en ti mismo, creer en ti mismo. De aquí pues deben partir la mayor parte de tus planes, de lo que realices a lo largo de tu vida, si hay creencias que bloqueen la confianza y el sentido de lo que eres capaz de hacer, esto limitará tus horizontes, la capacidad de hacer realidad muchos sueños y planes.

En esto influye la educación que nos dieron en nuestras casas, muchas veces la familia tratando de protegerte te indujo falsas creencias. ¿Cuántas veces te has resfriado porque te alcanzaron a tocar unas cuantas gotas de lluvia? Te acuerdas cuando te decían:” si te mojas con agua lluvia te vas a enfermar”, solo porque nuestros padres pensaban que nos estaban protegiendo, ahora en muchas personas esto se cumple inexorablemente, apenas unas cuantas gotas de lluvia bastarán para desencadenar tremendo resfriado, ves cuan poderosa es la creencia?

Otra creencia negativa que nos hace dudar de nuestra fe, o de la existencia de Dios y sirve de argumentos a los que se dicen ateos, es cuando nos suceden eventos dramáticos, que afectan nuestra vida tales como: Pérdida de seres queridos, accidentes, fracasos económicos, entonces, alguien te dice o tú dices: “es una prueba que Dios me ha puesto, para probar mi fe. A veces El permite que estas cosas negativas nos ocurran para ver si somos fieles a Él”.

¿Acaso Dios es un ser que se complace en mandarnos desgracias para ver si tenemos fe?, ¿es así de cruel?, así como si jugara con nosotros. ¿Si Dios todo lo sabe y  nos ama infinitamente entonces, qué sentido tiene castigarte o hacerte sufrir para probar algo que de antemano sabe?

Pues las llamadas pruebas pueden existir en forma de DUDAS, pueden ser señales de que Dios te habla, te está buscando, no son devastadoras para la personalidad. ¿Por qué a tal persona le va tan bien a pesar de que trata a sus empleados como esclavos? ¿Y por qué a mi no me viene la prosperidad que tanto he deseado si yo trato de ser bueno? Esto entra en el capítulo de: ¿Por qué le suceden cosas malas a la gente buena?

“En esta vida hay que trabajar duro para triunfar”. Por esta creencia muchos han llevado una vida llena de sufrimientos, de trabajos pesados, peligrosos, con jornadas agotadoras y en detrimento de tu salud. Esta afirmación también está en la tónica que todo se obtiene mediante una lucha. ¿Hola cómo estás? Respuesta a este saludo: “Aquí en la lucha” o “Luchando”. Y la vida se convierte en eso, un campo de batalla para sobrevivir.

Otra: “Le diagnosticaron cáncer en tal o cual parte a fulano. Ya está listo, (muerto)”, y este fulano tal vez va a morir porque él también cree firmemente que su muerte por cáncer debe ser inexorable, inevitable, correspondiendo a la ecuación: Cáncer = Muerte. Se sabe que si un cáncer se diagnostica tempranamente las posibilidades de curación son buenas. Los Psicólogos clínicos han ensayado, ignoro si todos, un método de visualización y terapias para el estrés y la depresión, que ha resultado en mejoría de la enfermedad y en una mejor calidad de vida, los pacientes que siguieron estas indicaciones psicológicas lograron una mayor sobre vida, con períodos libres de enfermedad más prolongados.

La creencia provoca o atrae pensamientos y circunstancias de las mismas características, somos nuestros pensamientos, nuestros pensamientos enmarcados en nuestras creencias son como un imán, son magnéticos, atraemos vibraciones de acuerdo con nuestras creencias, estas vibraciones, son energía, éstas, atraen las circunstancias materiales que se nos presentan en nuestra vida, las cuales, se presentan como circunstancias desgraciadas o afortunadas, esto es como el poder de creer. Puede haber circunstancias o vivencias forjadas en una vida anterior, (karma) y se manifiestan ahora para ser saldadas o resueltas, pueden ser oportunidades para avanzar, en este contexto, puedes perdonar, (romper cadenas) o, seguir odiando, puedes vengarte o perdonar, calumniar o callar, ser responsable con los seres que ayudaste a traer al mundo o dejarlos sin tu apoyo, honrar a tus padres o abandonarlos cuando más te necesiten, ser honesto o estafador, etc.

Una modificación en nuestras creencias puede traer a nuestra vida el bienestar, la salud y la prosperidad tan anhelada y recuerda, no hay que resfriarse por unas gotas de lluvia. No estás luchando a brazo partido, estás trabajando, que es diferente y, este trabajo no necesariamente tiene que ser duro, diariamente ves a personas que les llegan recursos de buenos negocios, o de empleos bien remunerados sin verlos agotados y sudados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s